“Plan de una novela”

Más o menos en la misma época en que se publicó Emma y a partir de los comentarios y sugerencias que Jane Austen recibió entre sus conocidos, ella escribió, a manera de parodia, un borrador de esquema para una nueva novela.

Se trata de una hoja de papel doblada a la mitad para formar 4 páginas tamaño cuarto (235 x 185 mm aprox.). No tiene fecha de redacción, pero al incluir las sugerencias de James Stanier Clarke, el bibliotecario del Príncipe Regente, no cabe duda que data aproximadamente de 1816.

El manuscrito, al igual que el documento con las “Opiniones de Emma“, a la muerte de Cassandra, pasó a la familia de su hermano menor, Charles. La hija de éste, Cassandra Esten Austen, que había sido la albacea de su tía y tocaya, lo prestó a su primo James Edward Austen-Leigh para que publicara el texto en sus Recuerdos de Jane Austen. Sin embargo, él omitió las notas al margen que la propia Jane Austen había puesto en el manuscrito en las que identificaba a cada uno de las personas que habían dado las “sugerencias”.

En 1925, los descendientes de Charles Austen pusieron a la venta éste y otros manuscritos de la escritora. El “Plan de una novela” lo adquirió el millonario estadounidense John Pierpoint Morgan Jr., de aquí que en la actualidad lo resguarda el Museo y Biblioteca Pierpoint Morgan en Nueva York.

Página 2 del "Plan of a novel", en el margen se observan las notas donde se identifica a las personas que aportaron sus sugerencias.
Página 2 del “Plan of a novel”, en el margen se observan las notas donde se identifica a las personas que aportaron sus sugerencias. Imagen tomada del sitio Jane Austen’s Fiction Manuscripts.

“Plan de una novela, según las indirectas procedentes de distintas partes”

La escena será en la campiña, la heroína la hija de un clérigo [sugerencia del Sr. Gifford], quien tras haber vivido mucho tiempo en el mundo se retiró de él y se estableció en una coadjutoría, con una pequeña fortuna propia. Él, el más excelente de los hombres que pueda imaginarse, perfecto en carácter, temperamento y modales —que realizaba un bien infinito en su parroquia y una bendición para todos los que se relacionaban con él—, sin la más mínima desventaja o peculiaridad que impida que sea la compañía más deliciosa para su hija año tras año sin cesar. La heroína, de un carácter impecable [sugerencia de Fanny Knight], ella misma, perfectamente buena, con mucha ternura y sentimiento, y no el mínimo ingenio [sugerencia de Mary Cooke], sumamente habilidosa [sugerencia de Fanny Knight], capaz de entender lenguas modernas y (en términos generales) todo lo que una joven talentosa debe aprender, pero que sobresale especialmente en la música, su pasatiempo favorito, al tocar igualmente bien el piano y el arpa, y cantar con el mejor estilo. Su aspecto bastante hermoso [sugerencia de Mary Cooke], ojos oscuros y mejillas regordetas. El libro debe comenzar con la descripción del padre y la hija, quienes conversarán en diálogos extensos, con un lenguaje elegante y un tono de sentimiento elevado y serio. El padre será inducido, a petición sincera de su hija, a relatarle los acontecimientos de su vida pasada. Esta narrativa abarcará gran parte del primer volumen, y, además de todas las circunstancias del afecto por su madre y su matrimonio, comprenderá su viaje por mar como capellán de un distinguido personaje naval en la corte [sugerencia del Sr. Clarke], posteriormente su propia participación en la corte, que lo haría entrar en contacto con una gran variedad de personajes y lo involucraría en muchas situaciones interesantes y concluyendo con sus opiniones respecto a las ventajas que resultarían si se suprimiesen los diezmos, y el cómo tuvo que sepultar a su madre (la llorada abuela de la heroína) debido a que el sacerdote de la parroquia donde había muerto se había rehusado a rendir el debido respecto a sus restos. El padre debía tener un gran gusto literario, un entusiasta de la literatura, enemigo de nadie excepto de los suyos, y al mismo tiempo muy celoso para cumplir con sus obligaciones pastorales, el modelo ejemplar de un sacerdote de parroquia [sugerencia del Sr. Sherer]. La amistad de la heroína debe buscarla una joven mujer del mismo vecindario [sugerencia de Mary Cooke], de talento y perspicacia, de ojos y cutis claros, pero como posee un considerable grado de ingenio, la heroína debería rehuir la relación.

A partir de este inicio, la historia deberá proseguir y contener una sorprendente variedad de aventuras. La heroína y su padre nunca permanecerán más de una quincena juntos en un lugar [varios críticos]. Él alejado de su coadjutoría por las viles artes de un joven despiadado y totalmente sin principios, pero desesperadamente enamorado de la heroína, que la perseguirá con pasión implacable. Tan pronto como se establecen en un país en Europa, requieren abandonarlo y retirarse a otro, siempre haciendo nuevos conocidos y siempre obligados a dejarlos. Esto por supuesto expondrá una amplia variedad de personajes, pero no habrá mezcolanza. El escenario siempre cambiara de un grupo de personajes a otro, pero los buenos siempre serán excepcionales en todo aspecto [sugerencia de Mary Cooke] y no tendrán flaquezas ni debilidades, mientras que con los malvados, que serán completamente depravados e infames, difícilmente habrá un rastro de humanidad en ellos. Muy pronto en la historia, en el transcurso de sus primeros traslados, la heroína debe conocer al héroe, todo perfección por supuesto [sugerencia de Fanny Knight], y a él sólo le impedirá cortejarla un exceso de refinamiento. Doquiera que ella vaya, alguien se enamora de ella, que recibe repetidas ofertas matrimoniales que ella remite por completo a su padre, excesivamente enfadado porque no lo se dirijan primero a él  [sugerencia de la Sra. Pearse de Chilton-Lodge]. Frecuentemente raptada por el antihéroe, pero siempre rescatada ya sea por su padre o por el héroe; frecuentemente reducida a mantenerse a ella misma y a su padre con sus habilidades y a trabajar para ganarse el pan; continuamente engañada y defraudada por el alquiler, reducida a los huesos y de vez en cuando muerta de hambre. Finalmente, alejados de toda sociedad civilizada, habiéndoseles negado el pobre cobijo de la más humilde cabaña, se ven forzados a retirarse a Kamtchatka, donde el pobre padre, bastante agotado y sintiendo próximo su fin, se arroja al suelo y después de 4 o 5 horas de tiernos consejos y advertencias paternas para su desdichada hija, expira en un hermoso estallido de entusiasmo literario, entremezclado con invectivas contra los tenedores de beneficios eclesiásticos. La heroína está inconsolable por algún tiempo, pero posteriormente regresa arrastrándose a su antiguo país, salvándose de milagro no menos de veinte veces de caer en manos del antihéroe y finalmente, justo a tiempo, al doblar una esquina para evitar a éste, termina en los brazos del mismísimo héroe, quien justo se ha deshecho de los escrúpulos que antes lo encadenaban y estaba en ese mismo momento a punto de partir en su búsqueda. El más tierno y completo de los entendimientos tiene lugar y son felizmente unidos. A lo largo de toda la obra, la heroína debe estar en la más elegante sociedad [sugerencia de Fanny Knight] y vivir con gran estilo. El nombre de la obra no será Emma [comentario de la Sra. Craven], pero de la misma clase que SyS y OyP [comentario del Sr. H. Sanford].


Copyright © 2015 por Cinthia García Soria, traducción y notas. Todos los derechos reservados.
El contenido de este sitio se ofrece para uso personal solamente. La publicación o distribución de cualquier parte del contenido del mismo sin la expresa autorización por escrito del autor está prohibida.